Las paradojas de la vida

Estoy seguro que todos hemos pensado mucho sobre lo que el mundo está viviendo en estas semanas. Será acaso esta pandemia, convertida en una crisis sanitaria de proporciones, pocas veces vista en la historia, parte de un proceso natural de la naturaleza para dejarnos un mensaje que aprender?. Algunos piensan que se trata de un designio de D´s, para corregir nuestro camino, plagado de destrucción y falta de conciencia con la naturaleza y el medio ambiente, centrado en lo material y superfluo, en donde el individualismo extremo ha dado poco espacio para la empatía y la preocupación por el prójimo.

Dijo Bill Gates que esta pandemia nos ha recordado que somos todos iguales, sin importar cultura, color, nacionalidad, religión o nivel socioeconómico. Algo que nos afecta a todos por igual y que nos fuerza a actuar en comunidad, como un sistema, en donde lo que uno haga afecta al otro, por lo que nos obliga a cuidarnos y cuidar al otro. Aparece la empatía, la generosidad y la preocupación por el prójimo.

A lo mejor, en vez de criticar la situación extrema que nos está tocando vivir, debamos agradecerla por darnos la oportunidad de apreciar estas cosas básicas, que si bien ya estaban ahí para ser aprovechadas, no valorábamos. La salud, la familia, el hogar, la vida misma. Cosas que damos por adquiridas al momento de nacer, pero cobran una nueva dimensión ante la incertidumbre y la amenaza inminente.

Sin embargo, debo reconocer que no deja de llamarme la atención que en momentos en donde más debemos unirnos para resolver este problema, debamos, por el contrario, mantenernos lo más separados posibles. Que la tecnología que usamos en nuestros teléfonos y criticamos por ser fuente de distanciamiento de los demás, sea le que ahora nos permite unirnos y trabajar. Es una buena forma de comprender que es el uso que le damos a las cosas lo que define su valor. Las podemos usar para crear o para destruir. En este caso, nos han permitido crear un mundo nuevo y virtual, para muchos hasta ahora desconocido, que nos permiten mantenernos conectados.

Este espacio nuevo y virtual que hemos creado, forzosamente, nos está dando la opción de reflexionar, de elegir. Algunos se paralizaron y están en la zona del miedo, sin querer ver. Otros decidieron aprender, comprendiendo lo frágiles que somos, dejando que las cosas fluyan y soltando el control, cambiando prioridades y escala de valores, desarrollando nuevas habilidades o compartiendo más con su familia. Los que quisieron ir más lejos, se adentraron en la zona de crecimiento, aquella que abre la mente a pensar en los demás antes que en uno mismo, la de la gratitud, la de encontrar un propósito mayor o simplemente la de emprender e innovar.

Ya veremos cómo a raíz de esta crisis surgen nuevas oportunidades, soluciones innovadoras, nuevas empresas, productos y servicios adaptados a un mundo nuevo, con nuevos problemas y ojalá también con una nueva conciencia colectiva. Porque como dijo Yuval Noah Harari, «Esta tormenta pasará. Pero las elecciones que hacemos ahora podrían cambiar nuestras vidas en los años venideros». Y sí que la cambiarán.

3 opiniones en “Las paradojas de la vida”

  1. Buenísimo tu artículo y reflexiones; me identifican plenamente.
    Ojalá que cuando esto pase, realmente cuidemos de nuestro planeta y medio ambiente así como de las relaciones personales.

  2. Super bueno, Nos deja una reflexión para nuestra vida presente y futura, nos permite autoevaluarnos y saber elegir cual sera nuestro camino y nuestras acciones despúes que pase todo lo que al parecer es una lección de vida, para que sepamos apreciar lo que cada día nos coloca en nuestras manos y lo cambiamos por cosas de menos valor. Felicidades y graciad por este articulo, que estoy segura será de mucha utilidad para muchas personas como a mi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *